Pruebas de imagen.

Una prueba de imagen radiológicas  permite al dentista obtener información valiosa sobre la condición de los dientes, las encías y los huesos maxilares y mandibulares del paciente. Existen diferentes tipos de pruebas radiográficas utilizadas en odontología:

  • Radiografía panorámica: proporciona una vista de toda la dentadura y los huesos maxilares en una sola imagen. Es útil para evaluar la posición de los dientes, detectar caries, quistes u otros problemas.
  • Radiografía de aleta de mordida: muestra los dientes superiores e inferiores en una sola imagen. Sirve para detectar caries interproximales y evaluar el estado de los dientes y el hueso.
  • Radiografía periapical: enfoca una pequeña área de la boca, como algunos dientes y el hueso circundante. Detecta caries, abscesos, enfermedad periodontal y otros problemas.
  • Tomografía computarizada de haz cónico (CBCT): proporciona imágenes tridimensionales detalladas de los maxilares y los dientes. Útil para implantología, endodoncia y cirugías complejas.
  • Resonancia magnética: proporciona imágenes de tejidos blandos como ligamentos, glándulas salivales, senos paranasales. Sin radiación ionizante.

En general, las radiografías panorámicas y de aleta de mordida son los estudios de rutina. Las periapicales se utilizan para áreas específicas. CBCT y resonancia magnética son para casos complejos. La selección de la prueba depende de las necesidades diagnósticas y el criterio del odontólogo. Los rayos X dentales involucran bajas dosis de radiación, por lo que el beneficio supera ampliamente el riesgo mínimo.